COPSESA


En la sociedad de la información en la que vivimos tenemos la obligación de compartir la información, los hechos y nuestra realidad, sobre todo cuando sentimos que se comete una injusticia. A veces, una sentencia judicial puede parecer injusta, y puede cuestionarse, pero cuando sabes que tienes la razón y la verdad de tu parte, no puede haber mayor injusticia, indignación, decepción y humillación para la víctima.

Hoy en día hay muchos casos compartidos con la opinión pública. El mío es un pequeño caso con una reclamación por daños de unos 500 euros por chochar contra una alcantarilla, sin embargo, la justicia debe aplicarse a todos los casos y como a mi entender no se ha hecho, aquí dejo mi parecer.

Quiero agradecer a la jueza Doña Laura Cuevas Ramos, magistrado-juez del juzgado de primera instancia número 6 de Santander, a la demandada CONSTRUCTORA OBRAS PÚBLICAS SAN EMETERIO (COPSESA) y a los agentes de la policía local números 203 y 323 por su participación y formar parte de estos hechos.

1- COPSESA – Es una empresa que se está llevando adjudicaciones millonarias por parte del ayuntamiento de Santander, es vergonzoso que teniendo razón yo en mi reclamación, siendo honesto y diciendo la verdad, que es obvia, me lleven a juicio y se “molesten” en mover sus recursos en contra de una reclamación justa por mi parte. ¡POR 500 EUROS!

2- SENTENCIA Nº000098/2018 – La sentencia del juicio oral, que es injusta y desde luego no se atiene a los hechos, es desfavorable, en la cual se dice que “sucedió por culpa exclusiva del conductor del vehículo“, siendo este el único motivo por el cual la jueza desestima la demanda y no cabe recurso. La juez-magistrado se califica por sí sola, muy triste al nivel que pone algo tan importante como la impartición de justicia. Me han dicho que con “ella” los juicios es cuestión de suerte, no hay peor calificativo.
Como yo soy el conductor y se perfectamente la verdad de los hechos, voy a demostrarles lo injusta y falsa que es esta sentencia, simplemente exponiendo los datos para ustedes mismos puedan ver con claridad lo que una jueza no es capaz de ver.

2- LOS HECHOS

Cualquier persona puede entender que yo no podía estar prestando atención a lo que ocurría a la derecha, fuera del vial de circulación, porque estaba circulando y prestando atención a una moto que iba delante mio por mi izquierda. Sólo cuando llegué a la altura de girar a la derecha, miro a la derecha para bajar por la calle Francisco Quevedo. Solo entonces, veo la parte superior de la valla y veo un “hombre con un buzo” en el extremo más alejado. No vi nada más, ni que estuviera trabajando ni obra. Veo que libro la valla y giro. Suerte que sólo choqué con la alcantarilla, podía haberme colado dentro (donde ya había alguien). El operario se quejó y baje del coche a ver.

Es muy importante que entienda, cualquier conductor lo sabe, que cuando uno conduce está pendiente de lo que tiene delante, precisamente para no chocar con ello y no se tiene visión perimetral. Mi intención era seguir por la calle San Celedonio y solamente cuando llego a la altura de la intersección con la calle Francisco Quevedo decido cambiar de dirección y tomarla, para ello cambio mi foco de atención, miro a la derecha y no encontrando impedimento físico ni visual alguno, giro en esa dirección.

Creo que esta bien explicado lo que ocurrió, ahora bien si alguien después de leer los hechos descritos me pregunta ¿Y no viste la alcantarilla? Yo le diré finalmente que o bien es corto de entendederas o yo soy un imbécil incapaz de explicarme, opto por lo primero. Además si realmente fuese cierto que yo soy responsable, debo ser consciente de que allí estaban haciendo tareas de obra en una alcantarilla abierta, cosa que es un insulto a mi honestidad y a mi inteligencia. Por lo tanto, es mi obligación hacer público mi rechazo a esta injusta sentencia, compartirla con la opinión pública y poner a juicio la honestidad e inteligencia tanto de la magistrado-juez como de la empresa demandada COPSESA S.A.

Como cualquier persona, excepto la juez-magistrada, puede entender, que no soy responsable de haber chocado con la alcantarilla porque no vi nada que supusiera un impedimento para mi correcta circulación. Es un hecho que se produjo el suceso, que si una persona no ve ni es consciente de que allí hay un obstáculo, este debe estar correctamente señalizado, además de tener las barreras que impidan que alguien pueda chocar con el mismo. Por esta razón, la responsabilidad recae en la constructora COPSESA S.A. que debía haber señalizado y ordenado el vial para que este hecho no se hubiese producido, cosa que realizó con posterioridad.


3- DATOS EXTRA
El encargado vino una hora después del suceso y me dijo que si me parecía bien que “me hacía el parte con una máquina” que me lo hacía en una hora. Lo gracioso fue que, en mi ingenuidad, pensé que el encargado tenía “una máquina de hacer partes”, pero pensando yo en que tendría que esperar una hora, le dije que no, que ahí estaba la policía local para levantar acta y hacer el parte amistoso con sus datos. El encargado no se que entendió, pero intentó poner los datos del seguro de una máquina, como consta en el parte. Yo flipaba, los hechos estaban muy claros para mi.
La policía local sabía de las intenciones del encargado, y sabían de que yo solo aceptaba la realidad de los hechos. Así pues, finalmente puso los datos del seguro de la obra. Cuando se marchó la policía local, y se marchaba el encargado en su coche, me miró este con una cara de odio que me dejó muy sorprendido. Si esa mirada matase, yo estaría muerto. Esta es mi palabra y les puedo asegurar, como cualquier persona que me conozca, que soy una persona honesta y sincera. Por ese mismo motivo me indigna todo este tema.
El seguro de la obra parece ser (así entendí de lo que me informo mi seguro) tenía una “prima”, superada la cual debía ser la constructora quien se haría cargo de la posible indemnización. Supongo que este hecho y que el encargado estaba muy cabreado por no poder hacer el parte “amistoso” con su “máquina de hacer partes”, decidieron ir a juicio.
El coche tiene como titular a mi exmujer, un bien ganancial, aunque yo conducía (solo) y el seguro es mio, la reclamación debe realizarse a nombre de ella, y el ingreso de la posible indemnización se lo realizarían en su cuenta, y ya me manifestó ella que aunque yo tuviese uso del coche no me iba a dar dicho dinero para reparar la puerta. Si, cosas que pasan. Ella lo puede confirmar.
Resumiendo, estos son los hechos y no permito que se ponga en cuestión mi honradez u honestidad. Por ello lo que más detesto, en esta mísera vida, es la ignorancia, la estupidez y la maldad de esa gente que con sus acciones perjudicar a los demás.

Soy Guillermo Fernández, el administrador de este sitio web (@gfroca), así que aprovecho para dejar aquí mi parecer para disfrute de quién lo lea. Sigueme en twitter y dame tu apoyo para contar más historias.